Es un sentimiento que surge al aceptar por pleno convencimiento las costumbres de nuestro entorno, sean inducidas por nuestra familia u observadas durante la infancia y van acompañadas del orgullo para fusionarse en un binomio firme e infraccionable por ideas externas. No sientas pena alguna por mencionar tu nombre, apellido, familia, ciudad o país. Si lo haces, iniciará tu desmoronamiento moral personal. Sé tradicionalista y orgulloso toda tu vida; no te arrepentirás, ninguna meta tendrá dificultad alguna. La fuerza de la virtud te apoyará totalmente.

Suscríbete al canal JMartin Writer https://www.youtube.com/channel/UCSZvKW1pDA4-kLoEw5p4pXg. Visita https://www.facebook.com/jmartinwriter.

Anuncios