Los pensamientos son una serie de ideas entrelazadas de distinto género que se crean en cada uno de los hemisferios cerebrales. Si son de tristeza o melancolía, afectan el comportamiento personal y si no se controlan, ocasionan disfunciones orgánicas como gastritis o cefaleas. Los pensamientos negativos, depresivos o fúricos pueden tomar el mando de nuestro libre albedrío; llevándonos a cometer acciones no propias de nuestra persona como agresiones psicológicas, físicas y/o verbales a inocentes, solo por el descontrol del momento. Al instante, es importante detenernos con todo lo que nos queda de cordura, lo que nos resulta muy difícil, ya que aquellos pensamientos desenfrenados se cristalizan en nuestro interior, formando una sustancia interna bloqueadora de nuestro autocontrol. La materia bioquímica líquida se transforma en materia con microcristales.

No hay que apegarse de manera obsesiva a bienes materiales, a supuestas ofensas y descortesías que pueden ser una lamentable confusión, y también, a la furia irracional que nos lleva a la fase más primitiva que poseemos y debemos mantener bajo estricto sometimiento. Vivamos una existencia con un saludable nivel de estrés para lo inevitable e inamovible. Movilicemos los pensamientos prácticos, nobles, auténticos, limitados por la realidad personal. Dejemos que las fuerzas siderales iluminen nuestros sueños, dándonos lo mejor.

Te invito a suscribirte a mi canal JMartin Writer https://www.youtube.com/channel/UCSZvKW1pDA4-kLoEw5p4pXg. Te espero en https://www.facebook.com/jmartinwriter.

Anuncios