El siglo XXI es el tiempo de la severidad, autocastigos, recordar actos atormentantes sufridos en el pasado que nos roban la felicidad porque nos culpamos como principales victimarios. Todo acontece rápido y medible en los días de trabajo, viajes, desarrollo de tecnologías, etc. El perdón es olvidado en un rincón del alma; libéralo de ese lúgubre lugar. Vence tu soberbia, perdónate e inicia una vida feliz si te das esa oportunidad hoy.

Anuncios