La amistad cuando es auténtica establece fuertes puentes de solidaridad tan indestructibles como el mismo acero, pero puede ser tan frágil como la arcilla al caer; evita mentir, decir verdades a medias… A un amigo no se le traiciona, se le escucha, se le apoya; aunque sea con un abrazo. Cuando hay bonanza, se comparte sin pensarlo y se camina por el sendero de la vida. ¡No pierdas a un amigo por la razón que sea!

Anuncios