Acostumbro responder encuestas que me hacen en la puerta de mi casa, considero importante dar mi punto de vista sobre las patéticas prácticas comerciales que como consumidor he padecido.  El otro día estuve platicando con el Gerente de Promoción y Gestoría de una compañía telefónica (carísima) a la que pertenezco.  El afligido Contador Público me contó que se graduó y le otorgaron una “Beca para trabajar” en Monterrey (jamás había escuchado tal término en mi vida).  Su entrevista fue a las 11:00 a.m. y a la 1:00 a.m. abordó el auto que manejaría para buscar clientes en su primer día de trabajo.  Mientras conducía, se quedó sin frenos y golpeó varios vehículos.  La compañía se hizo cargo del pago de los daños y le exigieron que firmara varios pagarés que terminará de liquidar dentro de tres años.  Su sueldo de diez mil pesos se reduce a la mitad mensualmente, está encadenado a la empresa hasta que pague su deuda.

Anuncios