Después de que los vecinos terminaron su borrachera sabatina, me encontraba semidormido cuando escuché un ruido desde un auto en movimiento que se alejaba.  Al estar cansado no le di importancia… ¡GRAVE ERROR!  Horas después descubrí que los sujetos que pasaron me dejaron un recuerdito de su pésima puntería: tiraron una BOTELLA DE RON que se estrelló en la TAPA del TANQUE de GASOLINA de mi coche.  Mi cartera estuvo llorando toda una semana por la obligatoria compra de una tapa nueva en la agencia, hasta tuve suerte de encontrar la última en inventario.  El lado “bueno” fue que no le dieron al parabrisas.  ¿Quiénes se creen para causar daño al prójimo de esta manera?

Anuncios